Crisis catalana: trampa para necesitados


Resultado de imagen de Enrique Gomáriz Moraga“Al Estado no se le ataca con palabras” ha afirmado la Vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, comentando el discurso del Presidente de la Generalitat, Quim Torra, donde afirmaba que era necesario atacar al Estado español. La frase de Calvo ha quedado ya dispuesta para el bronce. No sólo significa una barbaridad jurídica, con la cual se vuela buena parte del Código Penal, como si con el lenguaje nunca pudiera cometerse delito. También refleja una falta de cultura cívica y política notable.

No, señora Vicepresidenta, el Estado español es la base institucional de nuestra democracia y por lo tanto es patrimonio de toda la ciudadanía. Cuando se injuria al Estado se injuria a la democracia española y por tanto a cada uno de los ciudadanos y las ciudadanas. En realidad, no me sorprendería que tal afirmación le resulte extraña o una exageración. Probablemente se encuentre usted entre mucha otra gente que no ha entendido a cabalidad lo que significa que nuestra Constitución diga que “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho”. En otras palabras, quizás su falta de cultura política no se note demasiado en el patio donde deambula. Pero puedo afirmarle que en este aspecto usted no me representa. En realidad, me apena que algo así haya sido dicho por alguien que dice representar la socialdemocracia en este país.

Claro, se sabe que en realidad la frase se pronunció como respaldo argumental para justificar que la estrategia del dialogo con el independentismo catalán del actual Gobierno se mantendrá a toda costa. Parece que Sánchez está convencido de que insistiendo en ese planteamiento el separatismo acabará por aceptar una negociación dentro del marco constitucional. Craso error de cálculo.

Sánchez no parece entender que la actitud aperturista y negociadora del Gobierno es entendido por gente como Torra como una oportunidad para sobrepasar las líneas del enemigo (que no es otro que el Estado español, como ha dejado claro). Toda indicación de disposición dialogante es interpretada por el independentismo como un espacio libre de obstáculos para avanzar. La señora Calvo asegura que este avance tendrá un límite y que cuando se sobrepase el Gobierno actuara como debe. Pero no aclara cual será ese límite.

La dirección de Ciudadanos asegura que Sánchez sabe de este riesgo y que, sin embargo, juega con la trampa catalana porque depende de los votos del soberanismo para subsistir. Por eso resulta imposible saber hasta dónde aguantará los empellones de Torra. Si eso fuera cierto, la cuestión consistiría en estimar si, en definitiva, el gobierno de Sánchez, imitando al de Zapatero, acabará dejando la cuestión catalana mucho más enredada que cuando llegó a la Moncloa. Qué expectativa más halagüeña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s