Acusan a Marlaska de expulsar a los inmigrantes de Ceuta en pleno acceso de ira: “¡Les quiero fuera ya!”


Fernando Grande-Marlaska

Según varios medios, entre ellos el diario ‘El Mundo’ y el local ‘El Faro de Ceuta’, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, actuó bajo los efectos de un terrible enojo para devolver a Marruecos al centenar de inmigrantes subsaharianos que habían entrado en la Ciudad Autónoma de Melilla saltando la valla.

Tras pasar poco más de un día, primero por el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) y luego por comisaría para ser devueltos a Marruecos, los inmigrantes volvieron al país vecino “en base al acuerdo bilateral suscrito en 1992“, un salto cualitativo, dicen que a la baja, en cuanto a la actitud humanitaria y política del Gobierno español en cuanto a inmigración irregular.

Unos 116 inmigrantes saltaron la valla el miércoles 22 para entrar en Ceuta y según estos medios, Marlaska dio la orden, colérico, desde Madrid: “¡Les quiero fuera ya!“. Se había enterado de la supuesta violencia empleada por los ciudadanos africanos contra los guardias civiles fronterizos, lanzando ácido, cal viva y heces, y no quería repetir el incidente de julio, donde ya habían entrado más de 500 personas por la misma vía.

El jefe superior de la Policía Nacional en Ceuta, Alfonso Sánchez, habría sido según estas fuentes el receptor de la orden del ministro. Según fuentes policiales, la orden fue estricta: “Llamó cabreado, no quería que estuvieran un minuto más aquí. Su gente del ministerio ya lo había estado negociando con Rabat la noche anterior”. La directora de ‘El Faro de Ceuta’, Carmen Echarri, revela que las órdenes se transmitieron a través de una videoconferencia entre el ministro, el citado jefe de policía y la delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, mientras los inmigrantes “se encontraban hacinados en las celdas de la comisaría”, explica ‘El Mundo’.

El Gobierno apenas ha ofrecido explicaciones oficiales y convincentes. El pasado viernes, tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta Carmen Calvo argumentó que se había procedido de esa manera porque “la entrada del miércoles a Ceuta fue inaceptable, poniendo en riesgo a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado”. Argumentos más propios de PP y Ciudadanos que del argumentario habitual del PSOE y la izquierda. De hecho, Marlaska había prometido acabar con las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla nada más llegar al cargo de ministro. Ahora parecen palabras olvidadas.

Desde las ONG están que trinanAndrés Conde, director de ‘Save The Children‘, denuncia que esta acción “no responde a una política centrada en los derechos humanos y la defensa de la infancia”. Por su parte, el director de ‘Proactiva Open Arms‘, Òscar Camps, criticaba que “ni siquiera se identificó si había menores”. Desde el Gobierno se asegura que se cumplió con la legalidad, que nadie era receptor de asilo político y que no habría menores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s