Demoledora carta del jefe de licencias de Palma al Servicio de Política Lingüística de Baleares por su catalanismo


“Lamento haber perdido el tiempo aprendiendo vuestro catalán; lo debería haber dedicado a mejorar mi inglés”, zanja el funcionario mallorquín.

                                                                                                Gabriel Buades, jefe del servicio de tramitación administrativa de licencias de obras del Ayuntamiento de Palma, dejará de emitir los informes en catalán y volverá a hacerlo en castellano, según asegura mediante una carta publicada por el diario mallorquín Última Hora, después de suspender la prueba oral del nivel C2 de lengua catalana.

Buades ha mostrado su malestar con el Servicio de Política Lingüística del Gobierno balear mediante una carta en la que reconoce estar “desconcertado” puesto que su nivel de catalán hablado “es bueno”. No obstante, afirma que “no soy buen actor, y por eso en la prueba oral no supe escenificar bien mi papel de director de una revista gastronómica o el de fabricante de vehículos diesel”, recriminando que en la prueba oral se pida escenificar para evaluar los conocimientos y no tener un vocabulario fluido y habitual.

Buades asegura que es “catalanoparlante de toda la vida”, tanto en su ámbito familiar como en sus amistades. Sin embargo, se encuentra con un problema que sucede a gran cantidad de ciudadanos de las Islas Baleares, especialmente a los que ya no son tan jóvenes. Después de estar toda la vida hablando la variedad catalana de las islas (en este caso, el mallorquín), se ve forzado a utilizar términos y construcciones que jamás se han usado en Mallorca, y a los que no se está para nada habituado. Ésas, las que siempre se han usado en la isla, son las que, a juicio del Servicio de Política Lingüística, son incorrectas.

No obstante, afirma Buades, hizo “un esfuerzo” para usar ese catalán más técnico y poder emitir los informes urbanísticos en catalán. Reprocha a la responsable autonómica de Política Lingüística, Marta Fuxà, que “me acaban de decir que no sé,que no haga más uso del catalán, y así lo haré”. A partir de este momento el funcionario deja de utilizar el catalán en la carta, y escribe en castellano.

“No haré nunca más uso del catalán profesionalmente. Sí seguiré usándolo, como he hecho siempre, en mi ámbito familiar y con mis amigos, pero nunca más lo haré en mi ámbito profesional. Y no porque no quiera, porque he demostrado que sí quería, si no porque me habéis dado un portazo en la cara“.

Termina confesando Buades que “lamento haber perdido el tiempo aprendiendo vuestro catalán; debería de haber dosificado más mis esfuerzos mejorando mi maltrecho inglés. Creo que con el castellano y el inglés estoy en condiciones de ofrecer un mejor servicio público a la ciudadanía”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s