La manipulación informativa en España


La manipulación informativa en España. Capítulo 1:-Casos de desinformación- Victor Viciedo Victor Viciedo

La salud democrática de un país es directamente proporcional al grado de independencia de sus medios de comunicación, que deben de contar exactamente lo que ocurre, como ocurre y porque ocurre; sin ocultar intencionadamente información y dando relevancia a lo que verdaderamente lo tiene. El poder de los medios de comunicación radica en su influencia sobre la opinión pública y por lo tanto sobre el voto ciudadano, que es el que en definitiva concede el poder político. Por ello, el poder económico puede controlar el poder político, comprando y dominando al poder mediático.

Los medios de comunicación básicamente realizan tres tareas sociales: nos informan, nos entretienen y nos educan. El peligro consiste en que aprovechando estas tres características y corrompiéndolas con las técnicas de manipulación adecuadas, su función puede ser “adoctrinarnos. Recordemos una frase popularmente conocida, atribuida al alemán Goebbels, ministro de propaganda Nazi: “una mentira repetida mil veces se convierte en una gran verdad”. Pues nada nuevo bajo el sol, si nos fijamos en la información que recibimos en nuestros medios de comunicación, las técnicas diabólicas de este personaje se siguen practicando en los medios de comunicación españoles: La repetición machacona de una idea hasta que nadie dude de su veracidad, el silenciamiento de lo que no interesa, no importa lo importante que sea una noticia, si no se publica no existe; se desvía la atención sobre lo superfluo para que no nos centremos en lo importante; se apela a nuestras emociones y sentimientos para influir sobre nosotros; el victimismo y la dramatización se convierten en una herramienta eficaz de manipulación de nuestro pensamiento; los casos particulares son utilizados para generalizar y, por último, si alguien es molesto se le elimina socialmente con el desprestigio, atacando alguna de sus vulnerabilidades personales.

Entonces, ¿hasta qué punto nos manipulan nuestros medios de comunicación? ¿Cuál es nuestra salud democrática? ¿Cómo defenderse de esta agresión desinformativa? Legislando es imposible; las posibles soluciones serían peor que la enfermedad, ya que limitaríamos la Libertad de prensa y el derecho fundamental de Libertad de expresión, principios incuestionables de un estado de derecho. Teóricamente, el mercado informativo se regula él sólo atendiendo a la ley, del mundo de la economía, de “oferta y demanda”, y por ello hay medios para todos los gustos del arco ideológico. De hecho, todos somos capaces de diferenciar que medios españoles son de izquierdas y cuáles de derechas, por lo que “aparentemente, este principio del mercado se cumpliría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s