Rafael Pantoja a prisión sin fianza por el delito de asesinato de Sacramento


El vigilante de seguridad Rafael Pantoja dormirá esta noche en la cárcel de Palma. El Juzgado de Instrucción número 1 de Palma en funciones de guardia ha ordenado la prisión provisional comunicada y sin fianza para el detenido por la muerte de su expareja sentimental en la tienda de muebles Conforama de Palma el pasado viernes en Palma.

El Juez le imputa un presunto delito de asesinato. El detenido se ha acogido a su derecho a no declarar.

No declaró en la Policía, tampoco en Son Espases y ni tan siquiera ante el juez

Siguiendo la tónica de cuando fue detenido, Rafael Pantoja no ha prestado declaración ante el juez, como tampoco lo hizo en la Jefatura Superior de Policía ni en el hospital de Son Espases, donde fue ingresado tras intentar autolesionarse en el calabozo dándose cabezazos contra la pared.

Prisión sin fianza

El juez le imputa un presunto delito de asesinato y ha decretado su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza.

Decisión del magistrado, que aunque no ha dispuesto de la testimonial del acusado, ha decidido su ingreso en la cárcel a la luz del resto de testimonios recopilados por el Grupo de Homicidios, tanto de sus compañeros de trabajo como de los clientes presentes en la tienda de muebles Conforama de Palma, donde trabajaba la víctima, Sacramento Roca, y donde la acuchilló varias veces el pasado viernes 16 de noviembre.

Un amplio dispositivo para su traslado a los juzgados

Poco antes de las 16:00 horas llegaba a los juzgados de Vía Alemania de Palma el vehículo policial que trasladaba al presunto asesino de Sacramento Roca, su expareja sentimental. Rafael Pantoja ha llegado en un coche policial, en lugar de en un furgón, fuertemente custodiado, por un furgón delante y otro detrás del vehículo de la Policía Nacional. El vigilante de seguridad ha entrado esposado y rodeado de policías en las dependencias donde él ha trabajado más de una vez prestando servicios de seguridad.

Ha llegado vestido con un mono blanco y en todo momento ha intentado esconder la cara de las cámaras que aguardaban su llegada al final de la llamada ‘cuesta de Urdangarin’, por donde entran los furgones de la Policía cuando trasladan a los detenidos para ponerlos a disposición del juez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s