El profesor que denunció el contenido del libro de catalán solicita a la Conselleria que ‘ejerza su obligación’ de supervisión


El profesor que denunció el contenido del libro de catalán solicita a la Conselleria que 'ejerza su obligación' de supervisión

Diversos medios de comunicación han informado de que el Conseller de Educación ha dado orden de analizar el libro de texto “Lengua catalana i Literatura” de primero de Bachillerato, edición de Baleares, editorial Anaya, atendiendo así una petición de análisis y retirada del libro que yo mismo registré oficialmente el día 23 de noviembre, petición acompañada de un estudio del libro. Además, los medios de comunicación informan de que el Conseller declara haber recibido la denuncia el 4 de diciembre y de que muestra dudas sobre la competencia del autor del estudio, yo mismo, del que no tiene el currículo.

He de corregir las declaraciones del conseller:
  1. El estudio del libro y la petición de análisis y retirada del mismo fueron registrados en la Delegación del Gobierno de Baleares el 23 de noviembre, dirigido a tres destinos administrativos: Conseller de Educación, Inspector Jefe de Educación de Baleares y Director de la Alta Inspección Educativa, con los números de registro 000005108e1803337788, 000005108e1803337721, 000005108e1803337810.
  2. El registro de la Delegación del Gobierno de Baleares es telemático, es decir, consistió en el escaneo de todo el estudio y de la petición de análisis y retirada del mismo y en la remisión automática de lo escaneado a la Conselleria, Inspección y Alta Inspección Educativa. Si el Conseller tuvo noticia del estudio y petición de análisis y retirada el día 4 de diciembre, ha de buscar la explicación del retraso en los funcionarios de su conselleria encargados de llevárselo a su mesa. Por otra parte, nada dice de cuándo lo recibió la Inspección Educativa.
  3. El conseller pone en duda mi competencia para analizar un libro de texto, argumentando que no conoce mi currículum. Tal falacia “ad hominem” es un vicio argumentativo indigno de quien es conseller de Educación, falacia que consiste en menospreciar al denunciante para así evitar estudiar el contenido de la denuncia. Además, de sus palabras se deduce:
    • que los profesores no son nadie para analizar los libros de texto que han de utilizar en clase, convirtiéndolos en meros repetidores de información fijada axiomáticamente como cierta.
    • que yo, un profesor, con más de 35 años de experiencia en las aulas de toda España, no soy nadie
    • que, en cambio, un catedrático de la UIB, por ejemplo, sí puede estudiar un libro de texto que no ha visto en su vida
Este asunto debe quedar zanjado cuanto antes. Ahora procede que la Conselleria ejerza su obligación de supervisión de este libro de texto, como queda recogido en la Disposición adicional cuarta de la LOE, no modificada por la LOMCE y que decida si las más de cincuenta afirmaciones denunciadas del libro son ciertas o falsas, como, por ejemplo, que se prohibió el comercio con América a los catalanes y aragoneses, que los condes de Barcelona son reyes desde el siglo IX, que Mallorca fue repoblada “exclusivamente” por catalanes o que los ducados de Neopatria y Atenas son toda Grecia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s