Torra se burla de Sánchez


Resultado de imagen de ansonCon la ingenuidad y torpeza que le caracterizan, Pedro Sánchez lleva más de medio año repitiendo como un papagayo que él era capaz de frenar el desafío secesionista catalán con el diálogo. Incluso, hasta hace poco se pavoneaba de haberlo logrado. Pero la realidad le ha despertado de su sueño. Quim Torra acaba de declararse partidario de encauzar la independencia de Cataluña por la sangrienta vía eslovena, mientras anima a los escuadrones de los CDR a tomar la calle. Ante la pasividad de los Mossos, ordenada por el president, los terroristas separatistas bloquearon el domingo la AP-7, la principal autopista de entrada a Barcelona, provocando un monumental atasco que retuvo durante 15 horas a las decenas de miles de catalanes que volvían del puente y a muchos cientos de transportistas.

Y así, de un día para otro, el Gobierno ha cambiado su discurso y ahora amenaza con enviar a la Policía Nacional a Cataluña para preservar la seguridad ciudadana ante la “inacción” de los Mossos, que, en realidad, se limitan a cumplir las órdenes del presidente de la Generalidad. Carmen Calvo, Grande Marlaska y Ábalos han enviado sendas cartas a los consejeros autonómicos “amenazándoles” con tomar “medidas”. La reacción del Gobierno resulta tan ridícula como ineficaz. Y es que la aplicación del artículo 155, durante el tiempo que sea necesario, es la única medida que puede frenar la escalada de violencia y de provocación que padece Cataluña.

Pero Pedro Sánchez no se atreve. Debe creer que con estas melifluas amenazas va a frenar la escalada de violencia. Va a impedir las movilizaciones anunciadas por los CDR para el día 21, cuando el Gobierno celebre en Barcelona el Consejo de Ministros. No quiere saber que Quim Torra ha dado instrucciones a sus escuadrones independentistas para que bloqueen ese día la Ciudad Condal con barricadas equipadas con cócteles molotov para dar la bienvenida a los miembros del Ejecutivo. Y no quiere darse cuenta de que la Generalidad no ha dedicado ni un minuto a gobernar, a preocuparse por el bienestar de los catalanes. El Parlament permanece vacío. Y todos los esfuerzos y recursos del Govern se destinan a lograr la República independiente.

Quim Torra se ha burlado de Pedro Sánchez desde el primer día, desde que pasearon amigablemente por los jardines del palacio de La Moncloa. Mientras el presidente del Gobierno se dedica a viajar por todo el mundo, el títere de Puigdemont prepara la “batalla final”. Sánchez tiene que asumir que con paños calientes no va a doblar el pulso a los separatistas. Ante la peligrosa senda de la vía eslovena, ante la escalada de la violencia de los CDR, ante la burla permanente de la Generalidad a la dignidad de España, el Gobierno tiene que aplicar la ley con todas las consecuencias. Y para eso está el artículo 155.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s