Sánchez es un cadáver que empieza a oler (mal)


Sánchez en el Congreso.

Sánchez en el Congreso. EFE

Que los resultados de las autonómicas andaluzas han dejado al PSOE en estado de shock es una realidad que ayer quedó de nuevo en evidencia en la sesión de control al EjecutivoPedro Sánchez se ha dado un golpe en la cabeza del que aún no se ha repuesto. En el partido se habla ya sin tapujos del desastre que viene (García-Page ayer mismo), alentado por el temor de los barones socialistas con mando en taifa autonómica a que el vendaval que se ha llevado por delante a Susanita, la celebrada reina del Sur, acabe por llevárselos también a ellos por delante dentro de unos pocos meses. La presión interna no deja de crecer, reclamando al equilibrista de La Moncloa un cambio de rumbo radical. Demasiado tarde, o eso parece.

Para frenar esa sensación de pánico tras lo ocurrido en Andalucía (¡ay, esos altos cargos que por fin han pillado, han pescado sueldos de decenas de miles de euros, algunos incluso de centenas, y que bajo ningún concepto quieren dejar de chupar de semejante ubre!), Sánchez el impostado, el de los movimientos estudiados ante el espejo del callejón del Gato, esa cabeza hermosa pero sin seso, ese perenne vacío, intentó ayer en el Congreso un más difícil todavía, un triple salto mortal sobre el trapecio de su impostura, dispuesto a protagonizar ante los españoles un viaje desde las mazmorras donde separatistas y populistas caribeños le tienen recluido hacia el constitucionalismo y el centro político.

En realidad no se trató de ningún viaje al centro, sino de un intento de situase entre el golpismo y el constitucionalismo, una equidistancia en mitad de ninguna parte, un fraude político e intelectual de los que tanto gustan al personaje. Y en viraje tan brusco, en voltereta tan violenta, el artista se rompió la cintura, el macarra quedó en cueros, zurrado por unos y por otros, zarandeado por golpistas y por constitucionalistas, porque el movimiento solo hubiera podido resultar creíble si desde la tribuna del Congreso el dizque presidente hubiera anunciado el inmediato inicio de los trámites necesarios para la reimplantación del artículo 155 en Cataluña. Un 155 con todas las de la ley, no el de mentirijillas con el que nos obsequió el cobarde Rajoy. Sin ese argumento de fuerza mayor, el giro de Sánchez sobre el alambre de espino de sus exiguos 84 diputados quedó en simple mueca, grotesco escorzo, porque ya es demasiado tarde para virar 180 grados con la mera (y mala y gastada) retórica.

No se trató de ningún viaje al centro, sino de un intento de situase entre el golpismo y el constitucionalismo, una equidistancia en mitad de ninguna parte, un fraude político e intelectual

Naturalmente habría que preguntar primero al crápula (al Sánchez que confesó a Évole que “me equivoqué al tachar a Podemos de populistas, el PSOE tiene que trabajar codo con codo con Podemos”), si de verdad quiere iniciar ese viaje al constitucionalismo y, en caso de respuesta afirmativa, si a estas alturas puede hacerlo. Y la respuesta es que no, porque el susodicho está demasiado implicado en la estructura de quienes pretenden desmontar el régimen de la Transición. No, porque en cuanto anunciara la aplicación de ese 155, separatistas, filoetarras, podemitas y demás ralea que le sostiene en el cargo le retiraría de inmediato su apoyo, abocándole a la disolución automática de las Cámaras y la convocatoria de elecciones generales. Sánchez es un pájaro prisionero en la jaula que él mismo preparó para acabar con Rajoy y llegar a La Moncloa. Pillado.

La presión interna no deja de crecer, reclamando al equilibrista de La Moncloa un cambio de rumbo radical

Y Sánchez tampoco quiere eso, claro está. Porque él no es ni centrista ni constitucionalista. Tampoco socialista. Mucho menos separatista. Él es sanchista, del partido de Pedro Sánchez O Eso (PSOE), y lo que a él le importa es durar, seguir en Moncloa a cualquier precio, disfrutar del momento junto a su señora. Como aquí se dijo en fecha relativamente reciente, la royal pareja monclovita vive entregada al carpe diem, el elixir del avión, el helicóptero, Doñana, los grandes viajes, los mejores hoteles, y hagámonos muchas fotos, Begoña querida, y engordemos un gran álbum familiar sobre los días de vino y rosas en que ocupamos Moncloa y nos hicimos retratos de cuerpo entero con los poderosos de este mundo, y al resto que le vayan dando por donde amargan los pepinos. Un jeta todo desparpajo.

Sánchez es un pájaro prisionero en la jaula que él mismo preparó para acabar con Rajoy y llegar a La Moncloa

El PSOE en un rastrojo

Eso sí, cada día que pasa aumenta la certeza de que este impostado narciso va a dejar al viejo partido socialista convertido en un rastrojo. Como cualquier sicópata del poder de los que tanto abundan por el ancho mundo, su apuesta no podía ser más arriesgada. Con el régimen en descomposición, los nacionalismos jugando con descaro a la independencia, la Corona malherida por la conducta del Emérito, la derecha en los tribunales víctima de la corrupción, y el vacío de poder por doquier, el estruendoso vacío de poder, era el momento de los osados, la hora del tipo sin complejos dispuesto a  protagonizar el gran golpe, el de la ocupación del poder sin el concurso de los votos. Y en estrecha alianza con lo peor de cada casa. Sánchez apostó su futuro en la ruleta del todo o nada. Y va a resultar que es nada. Porque la nación no estaba muerta, como se ha demostrado en Andalucía. El gran impostor es un cadáver político que empieza a oler. Mal.

Sánchez no es ni centrista ni constitucionalista. Él es sanchista, del partido de Pedro Sánchez O Eso (PSOE)

El final podría ser apoteósico. Y acelerado. A ver qué pasa con ese Consejo de Ministros del día 21 en Barcelona, con esos CDR que alienta Torra en desesperada búsqueda del muerto por la causa que no acaba de llegar. Ver a los mandos policiales eligiendo una localización adecuada para ese Consejo que permita una rápida evacuación en caso de tumulto, es una de esas cosas que más que rubor produce vergüenza. El Gobierno de España no puede reunirse en la segunda gran ciudad española. Yo recomendaría a Pedro y Carmen la de Cabra que hicieran el Consejo en El Prat y a bordo mismo del avión presidencial, en cabecera de pista, con los motores en marcha y bien escoltado el aparato por la Legión, a ser posible con cabra y todo. Y con mucha ropa interior de repuesto. Porque la Diagonal es la salida natural hacia Madrid, cierto, pero es muy larga y cualquiera sabe. Y salir huyendo por el puerto en vil chalupa siempre es arriesgado, por muy protegido que uno esté por la Sexta Flota.

Los ecos de la gran explosión andaluza recorren los cuatro puntos cardinales. Ciudadanos y PP han pisado el acelerador a fondo, mientras VOX se frota las manos en espera de la cosecha del siglo. Brillante ayer Pablo Casado, y convincente un Albert Rivera cada día más decidido a pescar en los caladeros de un PSOE desencantado en cuyas redes han terminado tantos socialistas andaluces. Ese viaje hacia la izquierda de Rivera podría aliviar la presión sobre un Casado dueño al fin de toda la banda derecha hasta el extremo Vox. Podemos estar ante una operación de realineamiento integral de bloques de enorme calado, que permitiría alianzas futuras capaces de abordar los problemas de fondo de España. A lo mejor suena la flauta y “esto” se puede arreglar, podemos hacer realidad el sueño de Baroja de “convertir España en un país verdaderamente constitucional y jurídicamente europeo, sin casticismos clericales, sin ventajistas o logreros de la política. Un país con derechos individuales y respetados. Con gentes cultas y deferentes. Sin fanáticos”. Sería la fruta madura del cuanto peor mejor. ¡Aleluya!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s