EL PUEBLO CON EL REY


Los tres grandes partidos de la vida política española, PP, PSOE y Ciudadanos, a los que se ha sumado de forma constructiva Podemos, han elogiado el discurso del Rey Felipe VI, que fue un ejemplo de moderación y de prudencia, de coherencia ideológica y de firmeza. El Monarca supo medir la fecha navideña y la preocupante realidad de España para hablar de forma sosegada en favor de la convivencia, la concordia y la conciliación. Las palabras que los grandes partidos le dedicaron han resultado inequívocas. Todos coinciden en el aplauso a lo esencial de lo expuesto por Felipe VI. El 3 de octubre del año pasado, ante la proclamación por el Parlamento catalán de la independencia de Cataluña, dijo lo que debía decir y cubrió España con las banderas que el pueblo colgó de forma espontánea de los balcones. En la ocasión navideña de este año ha dicho lo que el pueblo esperaba que dijera y por eso se ha ganado el apoyo de la inmensa mayoría de los españoles. No era fácil acertar. Felipe VI lo consiguió. Claro que, en una nación de cerca de 50 millones de habitantes, hay discrepantes que tienen todo el derecho a manifestar su desacuerdo. Pero lo que importa es el balance. Y éste ha resultado abrumador en favor de Felipe VI.

El pueblo español está con su Rey. Entre los países políticamente más libres del mundo, socialmente más justos, económicamente más desarrollados, culturalmente más progresistas están las Monarquías democráticas: Suecia, Noruega, Dinamarca, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, España, Inglaterra, Japón, Australia o Canadá. Hablar de la Monarquía como de una fórmula anticuada es pura demagogia. Anticuados, y además sin libertad ni prosperidad, son los regímenes de Cuba, Venezuela o Corea del Norte.

Junto a la bandera de España, el Rey colocó la bandera europea. Los problemas secesionistas que Alemania tiene en Baviera, Francia en Córcega, Italia en el Tirol, España en Cataluña solo se solucionarán de fondo cuando se pase de la Unión Europea a los Estados Unidos de Europa. Ese es el futuro y hacia a él hay que mirar. La Constitución de los Estados Unidos de Europa solucionará los problemas nacionales y permitirá que los europeos hagamos frente al desafío de las grandes potencias en prosperidad: China, India, Estados Unidos, Japón y tal vez alguna otra que se está gestando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s