Bronca vecinal contra el Pacte de Cort en el último pleno del año: “Son unos caraduras de libro”


Protesta de representantes de entidades vecinales en el último pleno ordinario del año celebrado ayer en el Ayuntamiento de Palma. J. SERRA

Los vecinos de Son Puig acusan a Noguera e Hila de ser “unos caraduras de libro”                                                      La Federación de Vecinos amenaza con retirarles su apoyo tras el recorte en Participación Ciudadana

El alcalde Antoni Noguera (Palma, 1979) tuvo ayer un cumpleaños caldeado. Y no resulta extraño en un gobierno de coalición de socialistas, nacionalistas y Podemos, que hace meses dio por acabada la legislatura y se adentró en una precampaña electoral con meta única en las municipales de mayo. Al primer edil le quedó ayer claro en el último pleno ordinario del año que su gobierno municipal pierde la confianza de la calle día a día. Al menos de esa sociedad civil activa que representan las entidades y federaciones vecinales, con el añadido de que hasta sus colectivos en teoría afines se sienten desengañados.

El arranque de la sesión fue un botón de muestra preocupante de esta realidad, con intervenciones muy críticas de media docena de dirigentes vecinales contra las expectativas generadas y no cumplidas por el Pacte de Cort.

Llamó especial atención la del presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Joan Forteza, una entidad afín al Ejecutivo municipal liderado por el alcalde Antoni Noguera. Un Forteza que reconoció, nada más arrancar, que iba a ser «una de las intervenciones que con más tristeza habré hecho en la presente legislatura».

El dirigente vecinal arremetió contra unos presupuestos ayer aprobados por el gobierno municipal que, según Forteza, «supondrán una paralización de decenas de actividades y proyectos sociales que el movimiento vecinal realiza» en los barrios de Palma.

Tras acusar al Pacte de Cort de «falta de sensibilidad y consideración» con los dirigentes vecinales tras materializar un recorte en el área de Participación Ciudadana «similar al del PP la pasada legislatura», recordó que el presupuesto final de esta concejalía, de 3,8 millones, es el más pequeño tras un recorte de 1,5 millones, el mayor de todos (28% menos).

En relación a los presupuestos participativos y tras agradecer su puesta en marcha en la presente legislatura, Forteza dijo que siempre han sido críticos porque su importe (1,5 millones para propuestas ciudadanas) aún está muy lejos de ciudades como Valladolid, que destina más de 5 millones de euros.

Todo ello con el añadido de que el millón y medio de 2019 aún no figura en las bases presupuestarias ya aprobadas.

Tras recordar que las más de 40 asociaciones de vecinos que aglutina esta federación «somos un aval, una garantía para toda Palma» y «deberían estar orgullosos de este movimiento», Forteza advirtió al alcalde Noguera (Més), al edil de Urbanismo, José Hila (PSOE), y a la concejala de Podemos Antonia Martín, de que «si no tenemos su confianza de presente, no tendrán nuestra confianza de presente, ni de futuro». Remachando con una frase del escritor portugués Fernando Pessoa: «No sé lo que nos deparará el mañana».

En la misma línea crítica se expresaron desde Antonio García, portavoz vecinal de Son Roca, por la amenaza de cierre del casal de barri por falta de soporte del gobierno municipal; Manel Domènech, de la asociación de vecinos de Canamunt; la portavoz vecinal de Son Rapinya, Marisa Bonache, por «la decepción que supone que no se materialicen las propuestas ganadoras de los presupuestos participativos» y, más aún, la plataforma vecinal de Son Puig.

“Unos auténticos mentirosos”

Su portavoz acusó al alcalde Noguera y al edil de Urbanismo, José Hila, nada más arrancar de ser «unos auténticos mentirosos», recordando la propuesta aprobada por el pleno de destinar un millón de euros a desviar las torres eléctricas de su paso por la zona urbanizada, que posteriormente no ha sido materializada. «Esto es de ser unos caraduras de libro».

«Han perdido la hombría de hacer honor con la palabra dada y entran en la política para con alevosía ponerla a su servicio, y eso, no lo hacen ni los maleantes, porque tienen un código de honor pactado con sus iguales. Lo que han hecho ustedes es de una irresponsabilidad bestial»», remachó.

Desde el equipo de gobierno la respuesta a las críticas vecinales por el recorte en materia de presupuestos participativos fue en la línea de prometer una próxima modificación presupuestaria.

Así, la edil de Participación Ciudadana, Eva Frade, afirmó que finalmente en 2019 contará con una inversión de 500.000 euros con el objetivo de que haya «dinero suficiente a repartir entre los candidatos». De este modo, 50.000 euros saldrán de una partida de función pública y 69.000 euros de una de bienestar social.

La modificación de estas bases se llevará a cabo en el pleno de enero tras su aprobación hoy por Junta de Gobierno.

Sobre Son Puig, el edil Hila puntualizó que son los técnicos los que no han avalado el cambio de trazado de las torres eléctricas porque habrían asegurado que «no hay base legal» para ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s