España ha recaudado más impuestos a los hogares hasta noviembre que en todo 2017


Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)El IRPF generó 77.800 millones en los 11 primeros meses del año, 800 millones más que en todo 2017, y el IVA alcanzó los 66.300 millones, casi 300 millones más que en todo el año anterior.

La combinación de crecimiento económico e inflación es el cóctel perfecto para la recaudación impositiva. Aumentan los sueldos, se contratan nuevos trabajadores y estos aumentan su consumo. El resultado ha sido un fuerte crecimiento de la recaudación impositiva, que se ha disparado un 8,8% en el caso de los impuestos directos y un 7,1% en los indirectos (contando toda la recaudación de la Agencia Tributaria, también la parte autonómica de los impuestos estatales). De esta forma, España se encamina a un año récord de recaudación y, a pesar de ello, no consigue reducir significativamente el déficit público.

El resultado es que la recaudación hasta noviembre consiguió superar a la del conjunto de 2017 con un mes menos, en términos de caja. Este círculo virtuoso es el único que está consiguiendo reducir el déficit público en España, mientras el déficit estructural vuelve a crecer por los cambios normativos introducidos en los Presupuestos de 2018.

Este hito fue posible gracias a las dos principales figuras tributarias del Estado: el IVA y el IRPF. Así se pone de manifiesto en los datos publicados por la AEAT. En concreto, el IRPF generó algo más de 77.800 millones de euros hasta noviembre, lo que supone superar en 800 la recaudación lograda en todo el ejercicio 2017. El resultado de este crecimiento se debe al aumento de las retenciones de las rentas del trabajo, lo que muestra que es el fruto de la mejora del empleo y la subida de los salarios.

[El gráfico que demuestra que el norte de España vive de las pensiones]

Por su parte, el IVA ha recaudado este año ya 66.300 millones de euros, un 9,3% más que en el mismo período del año anterior, un crecimiento que está afectado por la puesta en marcha del Suministro Inmediato de Información(SII) en 2017. Esto supone superar en casi 3.000 millones los ingresos obtenidos en todo el año 2017. El aumento del consumo, unido a la subida de los precios, es lo que ha provocado este ‘boom’ del IVA.

El buen ritmo de la recaudación permitió elevar los ingresos del conjunto del Estado por encima de los 216.000 millones de euros hasta noviembre

El Impuesto sobre Sociedades todavía no ha llegado al nivel de 2017, pero el motivo es que su liquidación a cuenta, con tres pagos fraccionados, hace que desde octubre las empresas no hayan vuelto a pagar este impuesto. Sin embargo, si se prolonga la tendencia actual, la recaudación con este tributo aumentará en el entorno del 12% cuando acabe el año, por encima del IVA y del IRPF. Este incremento se debe principalmente a los ingresos generados en el segundo pago fraccionado y que se produjeron básicamente gracias a cinco grandes grupos consolidados.

El buen ritmo de la recaudación permitió elevar los ingresos del conjunto del Estado por encima de los 216.000 millones de euros en noviembre, muy cerca ya del registro de 2017, cuando se alcanzaron los 220.000 millones.

Sin esfuerzo estructural

El espectacular ritmo de la recaudación es lo que está permitiendo la reducción del déficit en 2018. La tarea no es sencilla, ya que los Presupuestos Generales del Estado incluían un importante incremento del gasto (salario de funcionarios, contrataciones, pensiones, inversiones…) y una bajada de impuestos (rentas bajas, guarderías, familias…). A pesar de todos los ‘palos en las ruedas’ el déficit del Estado hasta noviembre se redujo en algo menos de 6.000 millones de euros respecto al mismo período del año anterior (medido en contabilidad nacional).

De esta forma, el déficit del Estado se redujo desde el 1,55% del PIB hasta el 1,02% con un superávit primario (antes del pago de intereses) equivalente al 0,96% del PIB. Aunque todavía está pendiente el cierre del año, estos datos hacen que sea totalmente imposible cumplir con el objetivo de déficit del 2,2% para el conjunto de administraciones públicas. Sin embargo, sí se puede atar el 2,7% que fue la cifra que anunció el Gobierno de Pedro Sánchez tras la toma de posesión.

Sin embargo, el ajuste del déficit es meramente cíclico, esto es, depende de los ingresos generados por el crecimiento del PIB y la inflación. Según las estimaciones de la Comisión Europea, España ha cerrado este año su brecha del producto (‘output gap’), de modo que se situará en una situación de equilibrio económico. El problema es que llega a este punto con un déficit público del entorno del 2,7%, lo que demuestra que quedan muchos deberes por hacer.

Los ingresos de la Seguridad Social también están ayudando a contener el crecimiento del gasto público. La creación de empleo y la subida de salarios han permitido elevar los ingresos por cotizaciones hasta 105.200 millones de euros, 5.400 millones más que en el mismo período de 2017. Esto no evita que la Seguridad Social siga en déficit, con un desfase de 6.800 millones de euros antes de la paga extra de diciembre, pero sí permite financiar la subida de las pensiones aprobada en los Presupuestos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s