Siete meses después, el PSOE aún no a eliminado las concertinas pese a ser una bandera en la oposición


El 14 de junio, el ministro del Interior anunció que sustituirían este sistema de las vallas de Ceuta y Melilla. Siete meses después aún no han presentado un proyecto pese a ser una bandera del PSOE en la oposición

eis meses después de que el Ministerio del Interior anunciara la supresión de las concertinas de los vallados existentes en las fronteras de Ceuta y Melilla con Marruecos, lo único que hay sobre el papel es una resolución de la Secretaría de Estado de Seguridad, fechada el 16 de noviembre y publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 3 de enero, por el que se anuncia un estudio que realizará la sociedad estatal Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (ISDEFE).

Según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto, las Comandancias de la Guardia Civil de Ceuta y Melilla, han sido requeridas para que formulen propuestas alternativas a las concertinas. Similar petición ha sido dirigida a la empresa privada encarga del mantenimiento del vallado.

Entre las propuestas que se han formulado, a título de sugerencia, figuran la construcción de un muro de hormigón de ocho metros de altura (absolutamente inviable; Marruecos no lo aceptaría ya que, aunque ahora está latente, mantiene las reivindicación de soberanía sobre ambas Ciudades Autónomas); nuevas tecnologías, como rodillos que impidieran el paso de la frontera; etcétera.

Pero con la salvedad de que cualquier innovación debe ser experimentada previamente con el fin de que se acredite que es eficaz. Al final, se considera que el mantenimiento y refuerzo de las concertinas actuales es el mejor sistema, ya que no van a dañar a nadie que se abstenga de entrar ilegalmente por donde están instaladas.

A este respecto, se recuerda que en la zona de Benzú, en Ceuta, que era un auténtico coladero de inmigrantes, Marruecos colocó en su día estacas metálicas clavadas en el mar (tipo de las que se ven en el desembarco de Normandía en la Segunda Guerra Mundial) con alambres de espinos y concertinas, y los pasos ilegales por ese lugar cesaron inmediatamente.

Asimismo, se subraya que, con ocasión del salto que se produjo en Ceuta el 16 de julio del año pasado, cuando decenas de individuos atacaron a los agentes de la Guardia Civil con armas improvisadas pero muy peligrosas, se aplicó la legislación vigente a los cabecillas que habían organizado la revuelta. Fueron detenidos y procesados. A los demás, una vez comprobado que habían participado en los incidentes, se les expulsó a Marruecos en función de los acuerdos vigentes con el vecino país.

Es decir, que cuando las fronteras disponen de sistemas estáticos de seguridad eficaces, como las concertinas; los agentes de la Guardia Civil ven respaldada su actuación; se castiga a los responsables de acciones violentas; y se expulsa a los que entran por la fuerza, las cosas funcionan bien, como ha quedado demostrado desde entonces.

Por otra parte, subrayaron la fijación que existe contra las concertinas, más por «buenismo» o por conveniencias de imagen política ante determinados sectores, cuando este tipo de sistemas de protección estática están colocadas en centrales nucleares e instalaciones críticas; cuarteles militares, incluidos los de la OTAN, etcétera, sin que nadie proteste por ello. Las concertinas pueden dañar al que, pese a su presencia, se empeña en acceder a un lugar por la fuerza y no a los que se mantienen a la lógica distancia prudencial.

La citada resolución de la Secretaría de Estado, en la que no se habla en ningún momento de las «concertinas», anuncia la “realización de los trabajos de elaboración de estudio técnico y redacción de propuesta técnica (por valor de más de 70.000 euros) para el refuerzo y modernización de las infraestructuras de seguridad de los perímetros fronterizos entre España y Marruecos en las Ciudades de Ceuta y Melilla».

Daño a las personas

Se enfatiza que, dada su antigüedad y deterioro, «es conveniente acometer con la mayor premura la reforma de las mismas, al menos en los tramos más sensibles, con la finalidad de reforzar su seguridad y eficacia y de su modernización, dotándola de nuevos sistemas técnicos y tecnológicos y eliminando de la misma determinados elementos que conllevan riesgo para la integridad física de las personas». Sin duda, se refiere a las concertinas pero sin citarlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s