El Pacte de Cort deja blindados en Emaya a 13 jefes con contratos indefinidos


El alcalde de Palma, Antoni Noguera, con la presidenta de Emaya, Neus Truyol, en una visita a la planta de Son Tugores.

En una legislatura marcada por las críticas continuadas a la gestión de la limpieza en Palma después de una inversión municipal de más de 21 millones de euros en la compra y renovación de contenedores, maquinaria y camiones de recogida, la dirección nacionalista de la empresa pública Emaya, dejará con las manos atadas a sus sucesores al frente de la compañía tras las elecciones del 26 de mayo.

La sociedad pública liderada por la concejala de Més, Neus Truyol, ha colocado con contratos indefinidos al grueso de jefes contratados en la presente legislatura, directores de área, departamento y servicios.

Mientras que peones de limpieza, y demás puestos de base, han tenido que conformarse por optar a integrar un bolsín de contratos temporales, los puestos de jefatura han sido blindados con contratos indefinidos.

La próxima dirección de Emaya tendrá que hacer frente a esta realidad: no tendrá libertad de movimientos en puestos clave para gestionar con nuevo personal a su cargo los diferentes departamentos. A menos que opte por su despido. Para ello deberá abonar suculentas indemnizaciones a cargo del erario público, o trasladarlos a otra plaza de similar nivel, contratando a otros para su relevo.

No solo son jefaturas de alto nivel de dirección las que han sido blindadas con contratos indefinidos. En la relación figura, por ejemplo, la jefatura de control de urbanizaciones; la de planta depuradora; asesoría jurídica; sección de laboratorio; contratación; planificación y estudios; Graduado en Enfermería; ingeniero en Obras Públicas; técnico en contratación; contabilidad, además de las de Jefe de Servicio de Limpieza o del servicio de recogida. Así, hasta un total de 13 jefaturas repartidas a lo largo del presente mandato. Todos los cargos de ingeniería, en definitiva, han sido premiados con contratos fijos.

Por contra un peón para acceder a la bolsa tiene que hacerlo tras una oferta pública de empleo abierta a todos para obtener un contrato temporal solo apto para los meses de temporada alta.

Por contra, los altos cargos han entrado directamente con contratos indefinidos y, en general, duplicando el sueldo que percibían en la empresa privada. Es el caso de los jefes del servicio de limpieza, producción y del servicio de recogida procedentes todos ellos de la empresa Melchor Mascaró, al igual que su jefe directo, el director de Calidad Urbana, Felipe Belinchón.

Desde el sindicato USTE calificaban ayer de «inadmisible» que las contrataciones de jefes «se consoliden como fijos de plantilla desde el consejo de administración con una oferta publica mas que dudosa». «Mientras a éstos se les blinda sus contratos, los trabajadores de base tienen que integrar una bolsa de trabajo con llamamientos para contratos eventuales». Además recordaban que «la empresa y sus sindicatos afines firmaron un acuerdo en 2018 para la eliminación de la bolsa de temporales en setiembre de 2019 sin vincularla al convenio colectivo para seguridad de los trabajadores temporales».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s