Crece la alarma socialista: “¡Catalunya nos matará!”


Crece la alarma socialista: “¡Catalunya nos matará!”

“¡Catalunya nos matará!” El grito de alarma en amplios sectores del PSOE, expresado por un presidente autonómico, se extiende ante la inminencia de las elecciones del próximo 26 de mayo.

Esta advertencia ya se puso de manifiesto cuando, el pasado 2 de diciembre, las elecciones andaluzas anunciaron la salida de Susana Díaz de la presidencia de la Junta y el fin de 36 años de gobiernos ininterrumpidos en el gran feudo electoral del PSOE. Emiliano García-Page, Guillermo Fernández Vara o Javier Lambán, presidentes socialistas de Castilla-La Mancha, Extremadura y Aragón, “se echaron a temblar”. Así lo afirman dirigentes territoriales del PSOE, que ya atribuyeron la principal responsabilidad de la caída de Susana Díaz a la política del Gobierno de Pedro Sánchez para “desinflamar” el proceso independentista catalán.

Siguió creciendo la indignación en algunas federaciones socialistas cuando Sánchez se reunió con Quim Torra en el palacio de Pedralbes, admitiendo además “hacerse una foto de una cumbre entre gobiernos”. Pero los “magníficos” presupuestos del Estado para Catalunya, diseñados por el Gobierno para intentar vencer definitivamente las resistencias del PDECat y ERC, dispara aún más las alertas rojas en esos mismos territorios socialistas. Algunos dirigentes ponen como ejemplo la situación de Extremadura: “La gente allí, y sobre todo la que nos vota, está muy cabreada por los trenes que se paran y por un servicio tercermundista. Y lo primero que escuchan es que el Gobierno disparará las inversiones en Catalunya. Así que se cabrean mucho más”.

“El camino del diálogo con la Generalitat se abre paso y gana adeptos”, resalta Celaá

En este ambiente de irritación, y de temor ante unas elecciones que piensan que pueden hacerles perder gran parte del poder territorial, algunos en el PSOE también se explican la moción que, a iniciativa del PP pero con el voto favorable de los socialistas, aprobó el jueves el Parlamento de Extremadura. Una iniciativa que defiende la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya “de manera firme, con la amplitud y duración que se requiera, para frenar el desafío independentista catalán”. Y que también reclama que el Gobierno de España “abandone la bilateralidad” con el Govern de Catalu-nya, “que sitúa al resto de regiones en una posición de subordinación”. Y eso que después la dirección del PSOE extremeño descalificó la iniciativa como una “moción trampa” del PP, que trataron de enmendar sin éxito para no tener que posicionarse también en contra de la Constitución y de la unidad de España, y de que el propio Fernández Vara tuviera que aclarar que “en estos momentos no se dan las circunstancias” para aplicar el 155 en Catalunya.

La marejada en la amplia familia socialista fue inmediata. “A mí no me gustaría que en el Parlament se votara una moción sobre lo que tiene que hacer Extremadura, sería poco elegante”, replicó ayer el líder del PSC, Miquel Iceta. El diputado vasco Odón Elorza, miembro de la ejecutiva de Ferraz, calificó de “incomprensible y censurable que el PSOE vote en Extremadura junto a PP y Cs para exigir un nuevo 155 en Catalunya”. Y, tras escuchar las explicaciones de los socialistas extremeños, las tachó de “incoherentes”. “No las entiendo”.

Pero la misma moción del PP extremeño, piensan muchos en el PSOE, la podrían suscribir punto por punto el castellano-manchego García-Page o el aragonés Lambán, que en todo caso y tras el descalabro de Susana Díaz en Andalucía han endurecido el tono de su discurso electoral contra el independentismo catalán.

La portavoz del Gobierno central, Isabel Celaá, trató ayer de zanjar la polémica interna en el PSOE y pasó por alto las angustias de los citados barones socialistas. Pero sí subrayó que “sería inconstitucional” aplicar ahora el 155 en Catalunya, como reclaman el PP, Cs y algunos sectores del propio PSOE. “Sería una usurpación del poder autonómico por mor de no se sabe qué. Cuando se hizo en el 2017 había habido un quebranto de la Constitución, una vulneración clarísima. En este momento, nadie que reflexione en profundidad seguirá apelando a la aplicación del 155 con las circunstancias que tenemos encima de la mesa. Además, no conduciría a ninguna salida política y sería inconstitucional”, insistió la portavoz del Ejecutivo.

Además, Celaá aseguró que “el camino del diálogo se está abriendo paso progresivamente” con el Govern de la Generalitat. “Hay que avanzar, el camino es complejo y tiene algunas complicaciones. Pero hay convicción por parte de este Gobierno para seguir ese pasillo político que hemos abierto para encauzar esa crisis. Y está dando resultados. No estamos en el mismo sitio que estábamos hace un año. Y ese camino gana adeptos”, aseguró.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s