La candidata de Més al Consell de Mallorca, Caterina Mas, lleva 15 años sin pagar el IBI


La vivienda de la ex alcaldesa Caterina Mas ha pasado inadvertida en todas las revisiones del catastro y ella nunca la ha registrado / La ‘número 3’ de Bel Busquets está imputada por corrupción

Caterina Mas, primera por la derecha. A.VERA

La ex alcaldesa de Petra y ahora candidata de Més en su municipio y el Consell, Caterina Mas, lleva al menos 15 años sin pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles de la casa que habita con su familia, lo que le ha permitido ahorrar miles de euros. Es una vivienda en la zona de Petra conocida como Son Dalmau. El caso fue denunciado públicamente el pasado sábado por el alcalde Martí Sansaloni (PP) durante el acto central de su campaña electoral.

Según ha podido comprobar este medio, Caterina Mas vive en una casa levantada sobre unos terrenos de sus suegros. Curiosamente la vivienda en cuestión nunca ha sido registrada en el catastro a pesar de las sucesivas revisiones que se han hecho del mismo. Aun siendo plenamente consciente de esta anormalidad, entre otros motivos porque ha sido alcaldesa durante cinco años, Caterina Mas nunca ha tomado la iniciativa de dar de alta la vivienda en el catastro. Nunca ha pagado la contribución urbana y así y todo ahora aspira a retomar la vara de mando y a ser la número 3 de Bel Busquets en el Consell de Mallorca.

Durante su intervención en el acto electoral del pasado sábado, el alcalde Martí Sansaloni manifestó que ante las elecciones del próximo domingo se presentan dos modelos, «el de la buena gestión que ha hecho el PP con inversiones y reduciendo la deuda a cero y el modelo de la ex alcaldesa de Més que no paga la contribución urbana y que durante sus cinco años de gobierno no hizo ni una sola gran obra pública». Sansaloni, además, se refirió a la causa judicial que pesa sobre Caterina Mas por haber perdonado una multa urbanística a su marido y a las dos sentencias contra el Ayuntamiento por un expediente de infracción urbanística mal tramitado y que costará 110.000 euros a las arcas municipales. Este es el dinero que por sentencia judicial debe devolver el Consistorio al promotor y constructor de una obra ilegal porque el expediente no se tramitó correctamente. Sansaloni también mencionó los 350.000 euros que ha costado el rescate de Na Capitana y los 220.000 euros que reclama la Conselleria de Trabajo por una subvención que de forma irregular recibió el Ayuntamiento.

Caterina Mas ha mantenido su candidatura pese a estar imputada por un delito de presunta corrupción. Está acusada de prevaricación, malversación, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas, cohecho e infidelidad en la custodia de documentos públicos. Mas dejó prescribir un multa de 58.000 euros a su marido cuando era la alcaldesa de Petra.Al mismo tiempo, como desveló EL MUNDO / El Día de Baleares el 11 de abril, presionó de forma reiterada a una familia del municipio para que pagara una sanción de 48.000 euros por una obra en suelo rústico sin licencia. También exigía a esta familia la demolición de la edificación ilegal, algo que no hizo con su marido por la nave de la Ferretería Bonany.

La doble vara de medir del Ayuntamiento de Petra cuando Mas era la alcaldesa era patente. Mientras perseguía a los infractores ella no pagaba el IBI y enredó hasta su caducidad el expediente por infracción urbanística contra la empresa de la que era socio su marido. Al mismo tiempo, el expediente contra el vecino de la localidad Juan Ramón Salom siguió todo el procedimiento administrativo correspondiente hasta finalizar con la sanción y la orden de derribo de la edificación ilegal levantada en la finca de Son Nero.

El Ayuntamiento dirigió todas sus actuaciones contra Salom, que había fallecido en abril de 2005, como titular de finca. Ante el impago de la multa, el Ayuntamiento la reclamó de forma insistente pero siempre con notificaciones al fallecido titular de Son Nero. Una vez que el Ayuntamiento se percató de que el infractor había fallecido, optó por seguir el expediente cargando contra la viuda del propietario y sus herederos. Mas siempre ha mantenido que ella no tomaba las decisiones sobre los expedientes urbanísticos y ha cargado toda la responsabilidad en el secretario y los técnicos.

La causa contra la ex alcaldesa se remonta al año 2004 cuando el ahora conseller insular Joan Font (Més) era el alcalde y Caterina Mas su primera teniente de alcalde. En aquel año el Ayuntamiento decidió cambiar las Normas Subsidiarias y el terreno donde ahora se ubica la Ferretería Bonany pasó de rústico a urbano, incrementado así notablemente su valor. Luego, vino todo lo demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s